Comunicado del MMI LAC: NIÑEZ MIGRANTE

Comunicado del Movimiento Mundial por la Infancia para América Latina y El Caribe en el marco del Foro de Alto Nivel por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, New York, julio 2019.

Llamado a la ACCIÓN URGENTE a los PAÍSES de AMÉRICA LATINA en el marco de los COMPROMISOS de la AGENDA 2030: NINGUNA NIÑA, NIÑO O ADOLESCENTE MIGRANTE Y/O REFUGIADO DEBE SER DEJADO ATRÁS.

ver comunicado (pdf)

MMI-LAC exige el respeto de todos los derechos humanos de niños, niñas, adolescentes y familias en situación de migración irregular

El Movimiento Mundial por la Infancia para Latinoamérica y el Caribe hace un llamado urgente a anular inmediatamente la política migratoria de los Estados Unidos, conocida como de “tolerancia cero”, que establece que las personas adultas que cruzan la frontera de ese país de manera irregular sean procesadas judicialmente y que hasta el 20 de junio de 2018 tuvo como consecuencia la separación de más de 2,000 niñas y niños de sus familias. Exige, además, el impulso claro a la reparación del daño ya producido y la reunión de los niños, niñas y adolescentes que han sido separados con sus familias de manera inmediata y garantizando todos sus derechos.

 

COMUNICADO

MMI-LAC exige el respeto de todos los derechos humanos de niños, niñas, adolescentes y familias en situación de migración irregular

Infancia en Peligro: Travesia Mortal para los Niños y Niñas

Explotación, violencia sexual, abusos y detenciones son algunos de los peligros que enfrentan los niños y las mujeres que transitan la ruta migratoria del Mediterráneo central, un viaje que se inicia en las costas de Libia y que tiene como destino Italia.
Estos fueron los hallazgos de un informe del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) elaborado con testimonios de menores y mujeres que emprendieron la travesía.

El estudio reveló que Nueve de cada 10 niños que cruzaron el Mediterráneo el año pasado no estaban acompañados. Un total de 25.846 niños cruzaron esta ruta, el doble que el año anterior; tres cuartas partes de los niños entrevistados sufrieron hostigamiento o violencia por parte de adultos, mientras que casi la mitad de mujeres y menores denunciaron abusos sexuales durante el trayecto.

 

«Entre los 256.000 migrantes registrados en Libia a finales de 2016 había más de 30.000 mujeres y 23.000 niños, de los cuales la tercera parte no iban acompañados, aunque las cifras reales podrían ser tres veces mayores. Casi la mitad de las mujeres reportó haber sufrido violencia sexual o abusos y la mayoría de los niños sufrieron abusos verbales o emocionales», dijo Khan.
Ante esta situación, UNICEF lanzó un plan de acción a favor de los niños desarraigados y exhortó a los gobiernos y a la Unión Europea a aprobarlo y adoptarlo. Entre las medidas se busca proteger a los menores contra la explotación y violencia, en especial a los que viajan solos; finalizar la práctica de detener a niños migrantes o refugiados; conservar unidas a las familias y darles acceso a los servicios de salud y aprendizaje.
 PDF Embedder requires a url attribute

 

MMI-LAC hace un llamado a la protección de los niños, niñas y adolescentes inmigrantes no acompañados

El MMI-LAC expresa su preocupación por el aumento de niños y niñas no acompañados que viajan hacia el norte y hace un llamado a los gobiernos de los países de origen, tránsito y destino a priorizar en sus acciones el interés superior del niño y asegurar el pleno ejercicio de sus derechos, enmarcados en la Convención sobre los Derechos del Niño.

De conformidad con datos del gobierno de los Estados Unidos y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en años recientes ha habido un aumento récord en el número de niños y niñas no acompañados migrando hacia los Estados Unidos desde Centroamérica, específicamente desde El Salvador, Guatemala, Honduras y México. Como organizaciones con presencia en todos los países afectados, solicitamos a los gobiernos involucrados que garanticen la protección integral de los niños y niñas afectados y que aborden los factores que influyen y generan la migración irregular de niños y niñas.

Cerca de 52.000 niños y niñas no acompañados han sido detenidos en la frontera sudoeste en los últimos nueve meses, casi el doble de los detenidos en el año anterior. La ACNUR estima que al menos 10.000 niñas y niños más intentarán cruzar hacia los Estados Unidos sin sus padres antes de que termine el mes de Septiembre. Dentro del reciente aumento, existe un súbito y drástico aumento en el número de niños pequeños y de niñas migrantes, quienes son los más vulnerables entre estos migrantes no acompañados y requieren especial cuidado y protección.

La migración infantil no acompañada es multi-causal; se ve influenciada por factores sociales y económicos complejos. Sin embargo, de acuerdo con un reciente estudio realizado por ACNUR en Centroamérica2, un número significativo de niños y niñas están siendo afectados por los alarmantes niveles de violencia existentes en sus países de origen. La violencia vinculada al tema de las pandillas y el crimen organizado es un “factor expulsor”. Esto, aunado a los ambientes violentos, la falta de oportunidades educativas, laborales y económicas, así como la separación de la familia debido a migración, son tendencias regionales que “empujan” a niños y niñas a migrar hacia los Estados Unidos. La ACNUR encontró que la mayoría de los niños y niñas entrevistados de estos cuatro países proporcionaron información que indica claramente que pueden estar en una situación que amerita protección internacional.

El MMI-LAC hace un llamado a los gobiernos de los países de donde provienen estos niños y niñas: El Salvador, Guatemala y Honduras, así como a los países de tránsito, destino o ambas cosas a la vez, para garantizar el “Interés Superior del Niño y la Niña” en todas sus acciones. Para ello el movimiento llama a estos países a:

  1. Que se haga efectiva la aplicación de medidas vigentes y necesarias para el bienestar de los niños y las niñas asegurando su protección integral de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño.
  2. Que los diferentes países, tanto de tránsito como de destino, establezcan compromisos de no criminalizar la migración de niños, niñas y adolescentes dando un trato humano y digno en los albergues de retención temporal y teniendo presente que privar de su libertad a un niño o niña representa una violación de sus derechos.
  3. Que los gobiernos de destino aseguren que la repatriación de los niños y niñas no acompañados, vaya de la mano de medidas orientadas a apoyar a los países de origen, para que cuenten con las condiciones mínimas para recibirlos y responder a sus necesidades.
  4. Que los Estados de la región aumenten su cooperación internacional para fortalecer los sistemas Nacionales de Promoción y Protección, y garanticen la suficiente inversión pública a través de un sistema de protección social que permita el ejercicio de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la lucha contra la violencia desde una perspectiva de derechos humanos y la generación de oportunidades de estudio y trabajo para los jóvenes más vulnerables, especialmente aquellos que están en más riesgo de emigrar, así como los que están regresando a sus países/comunidades.
  5. Que los Estados de la región busquen soluciones estructurales para prevenir y combatir la violencia, focalizando sus esfuerzos en el fortalecimiento institucional y respeto a los derechos humanos, desestimando políticas represivas, que puedan incrementar la violencia y constituirse en “factor expulsor” para que niños y niñas se desplacen de sus hogares y comunidades, buscando seguridad y protección en otros países.
  6. Que los Estados de la región logren un esfuerzo coordinado de las medidas mencionadas y que las autoridades Consulares y Migratorias de los Estados velen porque se hagan efectivas las recomendaciones expuestas. Finalmente, el Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe, hace un llamado a los gobiernos de los países involucrados para que brinden y aseguren mejores condiciones para los niños y niñas en sus territorios, teniendo en consideración que la Convención sobre los Derechos del Niño define claramente las obligaciones que tienen los Estados de brindar protección a todos los niños dentro de su territorio, incluidos los refugiados y migrantes, sin discriminación.

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) es una alianza estratégica de las principales organizaciones y redes de la región que trabajan en la promoción, protección y defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, integrada por: la Asociación Cristiana de Jóvenes (ACJ/YMCA), Aldeas Infantiles SOS Internacional, ChildFund Alliance, Child Helpline, Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI), ECPAT, el Instituto Interamericano del Niño (IIN) de la OEA, Plan Internacional, Red Latinoamericana y Caribeña por la Defensa de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes (REDLAMYC), Red ANDI Internacional, Save the Children, UNICEF y Visión Mundial Internacional y en calidad de observadores: Fundación Marista de Solidaridad Internacional- FMSI, ICMEC y Viva, Juntos por la Niñez.

ACNUR Niños en fuga – http://www.acnur.org/cartagena30/acnur-insta-a-los-paises-de-las-americas-a-proteger-a-los-ninos-no- acompanados/