UNICEF: El Poder de invertir en los niños y niñas más pobres

Un estudio realizado por UNICEF en 51 países, incluidos 5 de América Latina y el Caribe (ALC), reveló que invertir en la salud de los niños más pobres y las comunidades más necesitadas es costo efectivo, genera un mayor impacto y reduce las desigualdades.

«La evidencia demuestra que invertir en los niños más vulnerables no es sólo lo correcto, sino también lo más rentable en cuanto a la relación de costo-beneficio. Esta noticia es crítica para los gobiernos que trabajan con bajo presupuesto para evitar las muertes infantiles. Si invertimos en estos niños/ñas también estamos invirtiendo en romper el ciclo de la pobreza, porque un menor sano tiene más oportunidades de aprender más y ganar un mejor salario», aseguró Anthony Lake, director ejecutivo de UNICEF.

El informe «Reducir las diferencias: el poder de invertir en los niños más pobres» de UNICEF llama los gobiernos a tomar medidas prácticas para reducir la desigualdad, así como a invertir más para prevenir y tratar las enfermedades infantiles más peligrosas y fortalecer los sistemas de salud para proveer servicios de calidad.

AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

Los resultados de este estudio son particularmente importantes para América Latina y el Caribe. El riesgo de morir antes de los 28 días de nacido en los países más pobres de la región es 2.5 veces mayor que en los países más ricos el riesgo de que un niño muera antes de los 5 años en los países de ingresos más bajos es tres veces mayor en comparación con el grupo de países de ingresos más altos de ALC (2015).  

“Las inequidades en salud siguen siendo generalizadas en la región y las mujeres, los bebés, los niños y las niñas más pobres, los menos educados, y los pertenecientes a minorías étnicas siguen siendo los más vulnerables” dijo María Cristina Perceval, Directora Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe. A lo que añadió: “por ello, los países de América Latina y el Caribe deben, fortalecer los sistemas de salud e invertir en servicios de salud y nutrición de alto impacto y calidad, garantizando el acceso de las familias que viven en las comunidades, particularmente de las madres y los hijos a lo largo de todo el ciclo de vida”.

Se estima que en la región mueren 196.000 niños menores de cinco años de los cuales 167.000 (85%) tiene menos de un año (2015). Es decir, muere un niño cada tres minutos. La mayoría de estos niños muere por causas que podrían haberse evitado con intervenciones de salud pública de alto impacto y, en su mayor parte, de bajo costo como la iniciación temprana de la lactancia, la atención prenatal, esquemas de vacunación completa, el parto asistido por personal calificado, así como la atención adecuada y oportuna para niños con neumonía o diarrea. 

El estudio global viene a reafirmar los hallazgos del informe sobre Equidad en Salud 2016 en América Latina y el Caribe que hizo UNICEF junto con la Universidad de Tulane el cual confirma que las inequidades en salud siguen siendo generalizadas en la región y que las mujeres, los bebés, los niños y las niñas  más pobres, menos educados, y pertenecientes a minorías étnicas siguen siendo los más vulnerables.

Presentación «Movimiento Mundial de la Infancia influyendo políticas públicas globales a favor de la Inversión en la Niñez”

Presentación del MMI-LAC en Seminario Internacional sobre Inversión en la Infancia llevado a cabo en Quito, Ecuador en 2015. «Movimiento Mundial de la Infancia influyendo políticas públicas globales a favor de la Inversión en la Niñez”

Acceda al documento aquí

Hacia una mejor inversión en la infancia: las opiniones de los niños, niñas y adolescentes

El Informe Global sobre las opiniones de los niños, niñas y adolescentes sobre inversión en la infancia, realizado por la Profesora Laura Lundy, Dra. Karen Orr, Dra. Chelsea Marshall del Centre for Children’s Rights, de la Queen’s University Belfast, fue presentado ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Disponible en AQUÍ

Naciones Unidas aprueba resolución en la que exhorta a los Estados a invertir en la infancia para hacer efectivos sus derechos

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas – ONU aprobó por consenso la resolución “Hacia una mejor inversión en los derechos de la niñez”. Es la primera vez que la ONU se pronuncia sobre este tema en específico, de acuerdo a diversos compromisos internacionales, entre ellos el artículo 4 de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN): “Es obligación del Estado adoptar las medidas necesarias para dar efectividad a todos los derechos reconocidos en la CDN”.

La Resolución reafirma los principios generales de la Convención sobre los Derechos del Niño: la no discriminación, el interés superior del niño, la supervivencia y el desarrollo, y la participación. Además, se enfatiza el hecho de que los Estados tienen la responsabilidad primordial de respetar, proteger y hacer efectivos todos los derechos humanos, incluidos los derechos de los niños y niñas, y que esa responsabilidad se extiende a todos los poderes del Estado.

Las niñas y niños representan más del 30% de la población mundial e incluso más del 50% de la población de algunos países. Si bien los Estados han desarrollado y mejorado los marcos jurídicos que regulan las cuestiones relativas a la infancia, la falta de una inversión pública suficiente, eficiente, inclusiva y equitativa sigue siendo una de las principales barreras para hacer efectivos los derechos del niño. Hoy, 1.000 millones de niños carecen de uno o más servicios esenciales para su supervivencia y desarrollo.

Es por ello, que es importante que invertir en la infancia es esencial para alcanzar un desarrollo humano integrador, equitativo y sostenible para las generaciones presentes y futuras; y hacerlo es beneficioso para la sociedad y la economía en conjunto. Es en este contexto, entre otros temas, que la resolución solicita a todos los Estados la movilización de recursos para promover, proteger y hacer efectivos los derechos del niño sin discriminación de ningún tipo, prestando especial atención a los niños que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

Para leer la resolución completa de la ONU ingrese aquí

Piden a los Estados mayor inversión para implementar “hojas de ruta” que permitan eliminar la violencia hacia niñas, niños y adolescentes

Organizaciones de la sociedad civil de América Latina y El Caribe se reunieron para discutir y definir las recomendaciones a los Estados sobre cómo abordar los distintos tipos de violencia que afectan a las niñas, niños y adolescentes de la región.

En preparación al XXI Congreso Panamericano del Niño, la Niña y Adolescentes, los días 12 y 13 de agosto de este año se celebró en la ciudad de San Salvador, El Salvador, el “II Foro con la Sociedad Civil previo al XXI Congreso Panamericano del Niño, la Niña y Adolescentes” que reunió a representantes de las organizaciones de la sociedad civil, convocados por el Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), en coordinación con el Gobierno de El Salvador y con el apoyo del Departamento de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Relaciones Externas de la OEA, el Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y El Caribe, y el Gobierno de Brasil en su capacidad de país anfitrión del XXI Congreso Panamericano.

El Foro tuvo como objetivo abrir un espacio para el diálogo y la reflexión entre actores de la sociedad civil en los tres ejes temáticos elegidos para el Congreso: a) La violencia contra la niñez y adolescencia en el marco de los 25 años de promulgación de la CDN, b) La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes (ESCNNA) y c) Las y los adolescentes en conflicto con la ley y los sistemas de responsabilidad penal. Asimismo, fue una oportunidad para que dichas organizaciones, incluidas aquellas conformadas por niñas, niños y adolescentes, pudieran intercambiar ideas y elaborar propuestas y recomendaciones sobre la temática, que serán presentadas a los Estados en el marco del XXI Congreso Panamericano. Las recomendaciones servirán como un insumo en sus negociaciones de la resolución que será adoptada por los gobiernos de la región en el XXI Congreso Panamericano del Niño, la Niña y Adolescentes a realizarse en Brasilia, Brasil del 10 al 12 de diciembre de 2014.

El evento contó con la participación de 91 representantes de 46 organizaciones de la sociedad civil (OSC) de Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Países Bajos/Aruba, Panamá, Perú, república Dominicana, Uruguay y Venezuela. Cabe destacar que por primera vez participaron 12 adolescentes representando a los movimientos organizados adolescentes que son parte de la sociedad civil.

Los participantes concluyeron que en los Estados de la región de América Latina y El Caribe, a pesar de los avances que se han logrado en torno al cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño, aún persisten condiciones estructurales y económicas que determinan la exclusión social y la discriminación de niñas, niños y adolescentes perpetuando un marco que favorece la violencia hacia ellas y ellos. Además, recalcaron que es necesario fortalecer la implementación del enfoque de derechos en las políticas públicas, garantizando que las niñas, niños y adolescentes estén al centro de las mismas, debido a la persistencia del uso de la violencia contra niñas, niños y adolescentes.

Se espera que este foro se convierta en un espacio permanente de consulta para la sociedad civil, previa, durante y entre los Congresos Panamericanos del Niño, la Niña y Adolescentes, posibilitando así el seguimiento de las recomendaciones emitidas en este marco.

Más información: Recomendaciones en español. Recomendaciones en inglés.