Posicionamiento de expertos sobre violencia y cuidado alternativo

foto consultaEn el marco de la conmemoración del XXI Congreso Panamericano de la Niñez y Adolescencia, teniendo en cuenta la celebración de los 25 años de la Convención sobre los Derechos del Niño y el quinto aniversario de la adopción de las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Gobierno de Brasil, junto con la Oficina de la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe, y el Grupo de Trabajo de ONGs basado en Nueva York sobre Niños sin Cuidado Parental, se ha llevado a cabo una Consulta Internacional sobre la Eliminación de la Violencia contra los Niños, Niñas y Adolescentes y el Cuidado Alternativo.

Esta consulta reunió a expertos, representantes de los gobiernos, sistema de naciones unidas, el Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes, y la sociedad civil para intercambiar prácticas promisorias y acciones estratégicas para la implementación las disposiciones de las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños así como en relación al reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre «Derecho del niño y la niña a la familia. Cuidado alternativo. Poniendo fin a la institucionalización en las Américas”.

América Latina y el Caribe, además de ser una de las regiones más desiguales del mundo, es la que posee los mayores índices de violencia, que afectan sobre todo a mujeres, niños y niñas en el ámbito del hogar y la familia. En la región una respuesta frecuentemente utilizada por los sistemas de protección frente al problema de la violencia contra los niños, niñas y adolescentes, especialmente en el ámbito del hogar y la familia, es la separación de éstos respecto de sus familias y el acogimiento en una institución de protección.

El Estudio Mundial de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños, ha sido muy claro al identificar a las instituciones de protección y cuidado como uno de los principales ámbitos en los cuales se desarrolla la violencia contra los niños.

Una importante proporción de los niños que se encuentran en las diversas modalidades de cuidado alternativo lo están por haber sido víctimas de diversas formas de violencia. Si bien la protección de los niños y niñas contra todas las formas de violencia es un derecho fundamental, a los efectos de garantizarlo se debe contar con una legislación apropiada y un sistema adecuado de protección de la infancia.

Considerando que las Directrices sobre las Modalidades Alternativas de Cuidado de los Niños vienen a guiar la política y la práctica; el Informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre El derecho del niño y la niña a la familia; y el Llamado a la Acción para la desinstitucionalización de niños y niñas menores de tres años.

Representantes de los gobiernos, la Oficina de la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños, las Niñas y Adolescentes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe, y la sociedad civil reunidas exhortan:

Al Instituto Interamericano del Niño, la Niña el Adolescente:
– Emitir un pronunciamiento sobre su compromiso con la desinstitucionalización de los niños, niñas y adolescentes y con el derecho de los mismos a crecer en un entorno familiar libre de violencia.
– Adoptar un eje de trabajo para la implementación de las Directrices sobre las modalidades alternativas de cuidado de los niños tomando como referencia las recomendaciones del Informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el Estudio UNVAC.

A los Estados:
– Asegurar que en la Resolución del XXI Congreso Panamericano se priorice la implementación de las Directrices sobre las modalidades alternativas de cuidado de los niños y las recomendaciones del estudio UNVAC para garantizar el derecho del niño, la niña y adolescentes a crecer en un entorno familiar libre de violencia. Así mismo la definición de metas e indicadores para el monitoreo de avances y desafíos respecto a este compromiso teniendo en cuenta las recomendaciones del Informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
– Desarrollar políticas públicas y programas para el fortalecimiento familiar y comunitario desde un enfoque de la protección integral de derechos con la asignación de los recursos económicos y humanos adecuados para su implementación.
– Elaborar y mantener un sistema de información con datos específicos sobre la temática.
– Asegurar un proceso de desinstitucionalización de las niñas y niños menores de 3 años en línea con El Llamado a la Acción y la eliminación de las macro instituciones.
– Supervisión y monitoreo a todo el sistema de acogimiento alternativo, incluyendo diferentes modalidades de acogimiento sean públicas o privadas.
– Lograr la prohibición legal del castigo físico y humillante en todos los ámbitos.
– Incluir la eliminación de la violencia contra los NNA en la agenda global de desarrollo post-2015.

En relación a esto, las organizaciones de la sociedad civil, UNICEF, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la Oficina de la Representante Especial de Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños se comprometen a:

A través de la creación de espacios de discusión e intercambios de buenas prácticas y la promoción de los cambios necesarios para la transformación desde la sociedad civil, expresamos nuestro compromiso a:
– Promover y acompañar el desarrollo de las políticas públicas y programas para el fortalecimiento familiar y comunitario y fomentar la participación de niños, niñas, familias y comunidades para que sus realidades y opiniones sean tomadas en cuenta para el desarrollo de las mismas.
– Apoyar en el desarrollo de sistemas de información y monitoreo así como en la sensibilización y formación permanente de los actores involucrados.
– Trabajar para la promoción e implementación del llamado a la acción para la desinstitucionalización de niños y niñas menores de tres años.
– Contribuir en el proceso de erradicación de las marco instituciones en línea con las Directrices de Naciones Unidas, apoyando la creación de mecanismos de control y metodologías de trabajo, que aseguren estándares de calidad y alternativas idóneas para la convivencia familiar y comunitaria.

Agradecimientos
Agradecemos al IIN y al Departamento de Asuntos Internacionales de la OEA la oportunidad brindada en este espacio posibilitando compartir reflexiones sobre este importante tema. Exhortamos a los estados a profundizar los esfuerzos para que todos y todas los niños, niñas y adolescentes crezcan en entornos familiares libres de toda violencia.