DNI: pronunciamiento sobre baja de la edad de imputabilidad en Brasil

A la población y autoridades públicas de Brasil: 

Defensa de Niñas y Niños Internacional (DNI) manifiesta por este intermedio su profunda preocupación, por el impulso que ha tornado la iniciativa  de rebajar la edad  de imputabilidad penal a los 16 años de edad  en Brasil.

Entendemos que esta propuesta obedece a una mirada parcial sobre la problemática de la seguridad ciudadana, que  tiene  el foco en los efectos del  delito y no en sus  causas, dejando fuera  del análisis una cantidad de variables determinantes en la generación del conflicto de los adolescentes con la ley penal.

En ese sentido, tanto Naciones  Unidas como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de  la OEA, se han pronunciado rotundamente a favor  del  derecho penal mínimo,  promocionando  la  justicia  restaurativa y las medidas socioeducativas no privativas de la libertad como la respuesta adecuada a los adolescentes en conflicto  con la  ley, reclamando a los estados la  plena vigencia de los artículos 37 y 40 de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, donde se establece un sistema especial de protección de los niños hasta  los 18 años de edad, donde la privación de la libertad deberá ser el último  recurso y para el caso en que  sea  dispuesta lo deberá ser por el menor tiempo posible.

De prosperar esta medida, las consecuencias serán las de acentuar la discriminación contra los sectores más pobres y vulnerables de  la sociedad, quienes son  los  clientes habituales del sistema penal.

Por otra parte, Brasil fue pionero en la región, implementando una legislación de avanzada orientada  en  la doctrina de  la  protección integral  de ONU, a partir de la Convención. Así el Estatuto de la Niñez y la Adolescencia del  Brasil,  ha sido fuente de inspiración de gran  parte de la legislación latinoamericana sobre niñez y adolescencia.

Esta iniciativa estaría echando por tierra los avances del país en esa materia y dejaría al estado enfrentado al ordenamiento jurídico internacional ya que el principia de no regresividad, determina que los estándares en materia de derechos humanos, una vez alcanzados no se pueden rebajar.

Las políticas de mano dura aumentaran el hacinamiento y la reproducción  de violaciones de derechos en los centros de privación de la libertad, además  de potenciar las habilidades de los adolescentes en la carrera  del delito.

Es por ello, que exhortamos tanto a la población en  general como a las autoridades públicas, a no acompañar  esta  iniciativa  y pensar en políticas públicas que atienda  la situación  de los adolescentes en su problemática familiar, para  permitirles el acceso a los servicios de salud, de educación  de esparcimiento adecuados para facilitar  su verdadera integración social, atendiendo a respuesta penal como último recurso.

Juan Fumeiro. Vicepresidente. DNI Américas.

Benoit Van Keirsbilck. Presidente DNI Internacional

23 de marzo de 2015.