MMI-LAC statement regarding the serious financial crisis of the IACHR due to the non-compliance of the States

cidh

Panama City, May 30, 2016. Facing the severe financial crisis that affects the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) from the Organization of American States (OAS), which will definitely influence the key role it has played on the advocacy of human rights within the region, the Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamerica y el Caribe (MMI-LAC) expresses:

Deep concern for the lack of funding the IACHR is experiencing, due to the fact that several States have not provided the corresponding funds, which forced to suspend the programed hearings for the next period and causes uncertainty regarding the renewal of contracts for the staff and normal operation.

The IACHR is an important pillar in the advocacy of human rights of people in our region when their rights are violated in an individual or collective way, and they have exhausted all opportunities of protection under the local legislation.

The IACHR was also an indisputable instrument for the defense of democratic institutions and individual rights when they were steamrolled by dictators back in the 70s and the beginning of the 80s.

As organizations focused on children, we acknowledge the important role the IACHR has played in regards to the rights of children and adolescents within the jurisdiction of member States of the Organization of American States.

Both, their rapporteurs and their technical and political positions are performed by prestigious professionals endorsed by the States and with the support of civil society, which constitutes a guarantee for all parties that seek and subject to its jurisdiction.

Given the institutional political crisis context that affects the ability of some States to internally protect the individual or collective rights of their people, and their own democratic institutions, it is key to have a supranational body with technical and ethical competence to offer all guarantees to the process and fairness under the circumstances.

That is why we urge States to solve this situation immediately by making all corresponding financial contributions for the IACHR to have the necessary budget to carry out its operations in a dignifying and efficient way, in order to guarantee individual and collective rights of our people and of all democratic institutions in the region.

All member organizations of the Movimiento Mundial por la Infancia de America Latina y El Caribe subscribe this manifesto.

 

MMILAC

Pronunciamiento del MMI-LAC frente a la grave crisis financiera de la CIDH por incumplimiento de los Estados

cidh

Ciudad de Panamá, 30 de mayo. El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) frente a la aguda crisis financiera que afecta a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH); que sin duda influirá en el importante rol que ha venido desempeñando en la promoción y defensa de los Derechos Humanos en la región expresa:

Profunda preocupación por la falta de financiamiento que en estos momentos atraviesa la CIDH, debido a que varios Estados no han vertido los fondos correspondientes a tal fin, determinando la suspensión de las audiencias previstas para el próximo período, así como la incertidumbre respecto a la renovación de contratos para el mantenimiento del personal y su normal funcionamiento.

La CIDH constituye un baluarte insoslayable en la defensa de los Derechos Humanos de las personas en nuestra región, cuando sus derechos resultan vulnerados en forma individual o colectiva y se han agotado las posibilidades del derecho interno para lograr su protección.

La CIDH ha sido además, un instrumento incuestionable para la defensa de las instituciones democráticas y los derechos individuales de las personas, cuando las mismas fueron avasalladas por los gobiernos dictatoriales de la década del 70 y principios de los 80.

Como organizaciones enfocadas en la infancia reconocemos también el importante rol desempeñado por la CIDH en relación a la promoción y protección de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes dentro de la jurisdicción de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos.

Tanto sus relatorías como los demás cargos técnicos y políticos son ejercidos por profesionales de alto prestigio, que cuentan con el aval de los Estados y un gran apoyo de la Sociedad Civil, lo cual constituye una garantía para cualquiera de las partes que acuden y se someten a su jurisdicción.

Frente al contexto de crisis política institucional que afecta la capacidad de algunos Estados de salvaguardar internamente los derechos individuales o colectivos de las personas, así como eventualmente , la propia institucionalidad democrática, es importante contar con un órgano supranacional dotado de solvencia técnica y ética que ofrezca todas las garantías del proceso y la máxima imparcialidad ante las circunstancias.

Es por ello que exhortamos a los Estados para que atiendan de forma urgente esta situación, realizando los aportes económicos que les corresponden para que la CIDH pueda contar con el presupuesto necesario para llevar adelante su función en forma digna y eficiente, para garantía de los derechos individuales y colectivos de nuestros habitantes y de las instituciones democráticas de la región.

Todas las organizaciones integrantes del Movimiento Mundial por la Infancia de América Latina y El Caribe suscribimos este manifiesto.

MMILAC

Perú es el noveno país Latinoamericano en prohibir el castigo físico y humillante hacia la niñez

Congreso Peru
Imagen: Congreso de la República del Perú

Ayer 10 de diciembre, el Congreso de la República en Perú aprobó en primera votación la Ley que prohíbe el castigo físico y humillante a niños, niñas y adolescentes. De esta forma Perú se constituye en el noveno país Latinoamericano junto con Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela en brindar protección legal a niños, niñas y adolescentes frente al Castigo físico y humillante.

Este ha sido un logro producto del esfuerzo y trabajo persistente de las organizaciones que trabajan por los derechos de la niñez en el Perú en conjunto con las organizaciones de niños, niñas y adolescentes. Cabe mencionar que organizaciones de niños y niñas han venido realizando diferentes acciones de incidencia y campañas que han sido claves para lograr la aprobación de la Ley.

Los avances hacia la realización plena de los derechos de la niñez en América Latina y Caribe deben incluir la protección contra toda forma de violencia, y especialmente contra el castigo físico y humillante que constituye una violación a sus derechos.

El Comité de los Derechos del Niño y otros órganos regionales e internacionales de derechos humanos han señalado que el castigo físico y humillante debe ser prohibido y que niños y niñas merecen igual protección que los adultos frente a la violencia.

El MMI-LAC felicita este importante logro en la región y se compromete a seguir contribuyendo para lograr una Región libre de Castigo físico y humillante hacia niños y niñas.

Movimiento Mundial por la Infancia pide poner fin al castigo físico y humillante en América Latina

mmi-lac_dianino

A 26 años de la Convención sobre los Derechos del Niño

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y El Caribe (MMI-LAC), conformado por 17 organizaciones de la sociedad civil, solicita la prohibición explícita del castigo físico y humillante en las legislaciones de todos los países de la región.

De los 19 Estados latinoamericanos, tan solo 8 han prohibido el castigo físico y humillante en todas sus formas: Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela, y nueve países han manifestado su compromiso para hacerlo.

Por definición, el castigo es una vulneración física y psicológica hacia los niños, niñas y adolescentes que abarca golpes con las manos, usando objetos, incluye también patadas, sacudidas, así como una amplia gama de otros tratos humillantes y degradantes.

El castigo físico es una forma de violencia común que se ejerce contra los niños, niñas y adolescentes, quienes tienen el derecho a estar protegidos al igual de los adultos frente a cualquier tipo de abuso, violencia y explotación. El MMI-LAC afirma su compromiso de trabajo para que esta práctica, que es socialmente aceptada, sea erradicada y prohibida por ley.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos – en su último informe sobre castigo corporal – respalda la necesidad de la eliminación de este, pero además señala como punto clave que los niños, niñas y adolescentes participen activamente y opinen sobre las acciones emprendidas para abordar esta problemática.

Finalmente, recordamos que ningún tipo de violencia contra los niños, niñas y adolescentes debe ser permitida, ni en el hogar, en la escuela o la comunidad. Los métodos de corrección deben estar orientados a la crianza positiva y con amor.

Pronunciamiento ante las medidas de retroceso que afectan a los adolescentes en conflicto con la ley penal en Perú

Ciudad de Panamá, Octubre 12, 2015. El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y Caribe (MMI-LAC) expresa su preocupación respecto a la reciente aprobación del Decreto Legislativo (DL) N. 1204 que modifica el Código de los Niños y Adolescentes del Estado Peruano, a fin de regular las sanciones a adolescentes que hayan infringido la Ley Penal y su ejecución[1].

El Estado Peruano,  a pesar de mostrar una iniciativa en la elaboración del DL mencionado, en la búsqueda de obtener un tratamiento especializado para las y los adolescentes que están en conflicto con la ley; ha  retrocedido en garantizarles la plena vigencia y protección de sus derechos fundamentales.

Muestra de este retroceso se traduce en: Incrementar la medida de internación hasta 10 años para adolescentes de 16 a menos 18 años  y hasta 8 años para los adolescentes entre 14 y 15 años; ampliar  el plazo máximo de la prisión preventiva, a 4 meses, prorrogables a 2 meses más;  permitir trasladar a las  y los  adolescentes a centros penitenciarios de adultos, entre otros.

Consideramos que medidas como esta no constituyen una respuesta eficaz para los altos índices de violencia. La experiencia en otros países demuestra que este camino no ha sido acertado y ha tenido consecuencias negativas en la situación de los y las adolescentes; en su desarrollo y posibilidades de reinserción social.

Recordamos que existen estándares internacionales vigentes a fin de garantizar una eficiente administración de justicia juvenil, siempre tomando como referencia principios rectores de la Convención de los Derechos del Niño como el de la No discriminación, el  Interés Superior del Niño,  el derecho a la vida, supervivencia y desarrollo y el derecho a la participación. Se entiende por tanto, que las y los adolescentes de las distintas regiones del mundo, incluida América Latina y Caribe  forman parte del Sistema Universal, y además, del Sistema Interamericano de Derechos Humanos;  por lo que deberían acceder a una justicia juvenil  restaurativa, mediante medidas alternativas que respeten plenamente sus derechos humanos.

Al respecto la Convención establece en su artículo 37 que la medida de privación de libertad o reclusión en un centro especializado debe ser una medida excepcional y por el más breve tiempo posible. Siendo el estado peruano garante de los Derechos de la niñez y adolescencia tiene la responsabilidad y compromiso de considerar estos principios y brindar medidas socioeducativas tendientes a la reinserción social, ofreciendo programas y servicios para la prevención y adecuada administración de justicia.   Asimismo se requiere una respuesta integral que articule políticas públicas vinculadas por un lado con la prevención interviniendo a nivel de la familia y la comunidad y por otro lado brindando atención oportuna a los adolescentes en riesgo.

Finalmente, invitamos  a los decisores políticos de los países en la región, tomar en consideración la última Resolución en la materia, emitida por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, en el marco de su 30th Sesión: “ Derechos Humanos en la Administración de Justicia, incluida Justicia Juvenil”.  Esta Resolución se elaboró en un contexto favorable a  los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles, enmarcándose en el Objetivo 16 que incluye el tema de justicia. Se reconoce además, una especial consideración y vigilancia respecto a la situación de niños, niñas y adolescentes  en la administración de justicia, sobre todo cuando existe privación de libertad y en donde la violencia, abuso, injusticia y humillación son factores de vulnerabilidad.

Por tanto, las organizaciones que integran el MMI-LAC solicitamos a las entidades y líderes competentes en Perú, especialmente al órgano legislativo – Parlamentarios en el Congreso de la República del Perú- puedan  reconsiderar  el Decreto Legislativo Nro. 1204, en base a los fundamentos expresados.

Todas las organizaciones integrantes del Movimiento Mundial por la Infancia de América Latina y El Caribe, suscribimos este manifiesto.

MMI LAC
[1] Publicado el 23 de setiembre del 205 en el Diario Oficial El Peruano.

Objetivos de Desarrollo Sostenible, niños y niñas como actores y agentes de transformación

Niña conversando sobre los ODSEste mes de Septiembre en la ciudad de Nueva York, durante la Cumbre de Desarrollo Sostenible y con la presencia de alrededor de 150 líderes mundiales, serán adoptados formalmente los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), constituyéndose en una oportunidad histórica y sin precedentes para que los países y ciudadanos de todas las naciones puedan decidir y emprender nuevos caminos para hacer realidad un mundo mejor para todas las personas, especialmente para los niños y niñas.

Es también un llamado a estar atentos en asegurar que la voz de niños, niñas y adolescentes siga siendo consultada en forma activa e informada, que participan y contribuyen en esta nueva agenda de desarrollo.

Desde el Movimiento Mundial por la Infancia Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) nos sentimos satisfechos de haber contribuido junto con los propios niños y niñas en el desarrollo de “El mundo que queremos”, un material amigable y dirigido a la infancia de América Latina, a fin de que puedan conocer y comprender qué son los ODS y cómo pueden participar en hacerlos realidad. A partir de este material han sido elaboradas versiones en otros idiomas y para otras regiones del mundo.

 

Los ODS y la participación de la niñez

Niños leyendo documento ODS

El MMI-LAC llevó a cabo procesos de consulta con alrededor de mil niños, niñas y adolescentes en diez países de la región con relación a la Agenda de Desarrollo Sostenible. En estos espacios expresaron la necesidad de ser escuchados y pasar de la consulta a la acción. “Necesitamos mecanismos para la vigilancia del cumplimiento de los ODS, queremos ser escuchados e informados sobre los avances logrados. Necesitamos que muchos más niños se involucren y sean parte del monitoreo y seguimiento”.

A partir de su reflexión y análisis también priorizaron cinco objetivos relevantes:

1. Acabar con la pobreza. Los Estados deben velar por la distribución justa de los recursos.
2. Educación de calidad para romper con la discriminación.
3. Acabar con el hambre.
4. Vida sana.
5. Vivir en paz y terminar con la violencia hacia niños, niñas y adolescentes. Ver más

El MMI-LAC ha promovido procesos para que las voces de niños, niñas, adolescentes y sus propuestas estén presentes en los debates nacionales, regionales y globales, y sean escuchados por sus gobiernos y otros foros, muestra de ello es la participación de dos adolescentes, María Antonia de Brasil y Rodrigo de Chile, que tomaron parte en el espacio de negociaciones intergubernamentales de Naciones Unidas, realizado en la ciudad de Nueva York en marzo de 2015. Consulta resumen de la participación aquí.

El MMI-LAC considera importante que la implementación de los ODS incluya la participación informada de niños, niñas y adolescentes. Por ello, ratificamos nuestro compromiso de seguir considerándolos en los procesos que tenemos previstos para el monitoreo y rendición de cuentas.

Más información sobre los ODS:

http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/
https://www.tes.com/worldslargestlesson/

Chile ratifica Tercer Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño

Chile se ha sumado a la lista de países que ha ratificado el Tercer Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño (3PF-CDN) relativo a un procedimiento de Comunicaciones.

En abril de este año 2015, el Senado de Chile aprobó por unanimidad la ratificación del Tercer Protocolo, sin embargo, fue hasta el pasado 1 de septiembre que se realizó el acto oficial. Por lo tanto, la República Chilena es la sexta nación de América Latina que ha ratificado el 3PF-CDN, sumándose a Bolivia, Costa Rica, Uruguay, Argentina, y El Salvador.

Vea la ratificación AQUÍ

Pronunciamento perante a modificação da idade penal no Brasil

Cidade do Panamá, Julho 13, 2015. O Movimento Mundial pela Infância da América Latina e do Caribe (MMI-LAC) expressa sua preocupação pela proposta de reduzir a maioria de idade penal de 18 a 16 anos no Brasil. Da mesma forma, consideramos que medidas isoladas, como aumentar o tempo de privação de liberdade, não constitui uma resposta eficaz para os altos índices de violência.

Sendo o Brasil o primeiro país da América Latina e do Caribe que incorporou na sua legislação nacional os princípios da Convenção sobre os Direitos da Criança e cujo Estatuto da Infância e Adolescência tem inspirado reformas no Continente e em todo o mundo, vemos com preocupação esta tendência regressiva.

No parâmetro dos direitos humanos de meninos, meninas e adolescentes, a proposta de reforma regressiva no Brasil é alarmante e não estabelece de nenhuma maneira uma solução à violência que é vivida nesta nação. A experiência demonstra que a expectativa de alcançar uma maior segurança e melhor convivência mediante a prisão de adolescentes que cometem delitos está equivocada. Pelo contrário, os países que estão recorrendo este caminho hoje vivem um aumento do crime organizado. Os adolescentes presos, longe de transitar um caminho de reabilitação, costumam reafirmar seus vínculos delitivos e com frequência são reclutados pelas organizações criminais que operam nas prisões.

Por outra parte a diminuição da idade de imputabilidade implicaria em um retrocesso ao padrão nacional que implicaria a violação do princípio de não regressividade dos tratados, expondo ao país a sanções internacionais.

No caso do Brasil, a desigualdade evidenciada nas características raciais, socioeconômicas e educativas, tanto das vítimas de homicidios* como dos adolescentes que cometem crimes, indica a necessidade de uma atenção prioritária desta população através de políticas sociais integrais e de uma apropriada implementação do Estatuto de Infância e Adolescência, assegurando suficiente investimento na infância para temas vinculados à proteção.

As organizações que integram o Movimento solicitam às entidades e líderes competentes do Brasil reconsiderar a adoção da proposta de redução da idade penal e, ao mesmo tempo, promover os esforços da sociedade para comprometer-se e investir em iniciativas que garantam uma vida plena e segura para todos os meninos, meninas e adolescentes brasileiros.

Todas as organizações integrantes do Movimento Mundial pela Infância da América Latina e do Caribe subscrevem este manifesto.

———

*Os homicídios representam atualmente 36,5% das causas de morte dos adolescentes brasileiros, enquanto que para a população total corresponde a 4,8%. Dados de “Homicidios na adolescencia no Brasil”, IHA 2012, Observatorio de Favelas, Rio de Janeiro 2014.

Pronunciamiento ante la modificación de la edad penal en Brasil

Ciudad de Panamá, Julio 13, 2015. El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) expresa su preocupación por la propuesta de reducir la mayoría de edad penal de 18 a 16 años en Brasil. De igual forma, consideramos que medidas aisladas, como aumentar el tiempo de privación de libertad, no constituyen una respuesta eficaz para los altos índices de violencia.

Siendo Brasil el primer país de América Latina y el Caribe que incorporó en su legislación nacional los principios de la Convención sobre los Derechos del Niño y cuyo Estatuto de Niñez y Adolescencia ha inspirado reformas en el Continente y en todo el mundo, vemos con preocupación esta tendencia regresiva.

En el marco de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, la propuesta de reforma regresiva en Brasil es alarmante y no establece de ninguna manera una solución a la violencia que se vive en esta nación. La experiencia demuestra que la expectativa de alcanzar mayor seguridad y mejor convivencia mediante el encarcelamiento de los adolescentes que cometen delitos es errónea. Por el contrario, los países que han recorrido este camino hoy viven un incremento del crimen organizado. Los adolescentes encarcelados, lejos de transitar un camino de rehabilitación, suelen reafirmar sus vínculos delictivos y con frecuencia son reclutados por las organizaciones criminales que operan en las cárceles.

Por otra parte la rebaja de la edad de imputabilidad implicaría un retroceso al estándar nacional que implicaría la violación del principio de no regresividad de los tratados, exponiendo al país a sanciones internacionales.

En el caso de Brasil, la desigualdad evidenciada en las características raciales, socioeconómicas y educativas, tanto de las víctimas de homicidios* como de los adolescentes que cometen crímenes, indica la necesidad de una atención prioritaria de esta población a través de políticas sociales integrales y de una apropiada implementación del Estatuto de Niñez y Adolescencia, asegurando suficiente inversión en la infancia para temas vinculados a la protección.

Las organizaciones que integran el Movimiento solicitamos a las entidades y líderes competentes de Brasil reconsiderar la adopción de la propuesta de reducción de la edad penal y, al mismo tiempo, promover los esfuerzos de la sociedad para comprometerse e invertir en iniciativas que garanticen una vida plena y segura para todos los niños, niñas y adolescentes brasileños.

Todas las organizaciones integrantes del Movimiento Mundial por la Infancia de América Latina y El Caribe suscribimos este manifiesto.

————

*Los homicidios representan actualmente 36,5% de las causas de muerte de adolescentes brasileños, mientras que para la población total corresponden a 4,8%. Datos del Homicidios na adolescencia no Brasil, IHA 2012, Observatorio de Favelas, Rio de Janeiro 2014.

MMI-LAC hace un llamado para que América Latina sea la primera región del mundo que prohíba el castigo físico hacia las niñas y niños

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) manifiesta públicamente su rechazo hacia todo tipo de violencia que se ejerce contra la niñez; incluida el castigo físico y humillante que se utiliza en forma cotidiana, como medida correctiva hacia niños y niñas.

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas y otros órganos internacionales y regionales orientados a la defensa de los derechos humanos ya se han pronunciado al respecto y han sido explícitos en señalar que el castigo físico en todas sus formas debe ser prohibido pues constituye una violación a los derechos humanos de niñas y niños.

El MMI-LAC desde sus inicios ha impulsado el seguimiento de la implementación a las recomendaciones del Estudio de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la niñez e identifica el castigo físico y humillante como una de las formas de violencia cotidiana que se ha “normalizado”, afectando a millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo. El castigo físico y humillante es una forma de violencia contra los niños, niñas y adolescentes, y por lo tanto constituye una violación de su derecho a la integridad física, psicológica y a la dignidad que tienen como seres humanos.

Ningún tipo de violencia contra la niñez es justificable. Cientos de estudios científicos de todo el mundo han evidenciado que el castigo corporal es causa directa de daños físicos que sufren los niños y niñas, impactos negativos a corto y largo plazo en su salud mental y física, su autoestima, en su educación, el desarrollo de su capacidad cognitiva y asimismo, contribuye a una mayor probabilidad de sufrir, aceptar y reproducir la violencia en la adultez. América Latina sufre por ser la región más violenta del mundo, con tasas de homicidios superiores a cualquier otra parte del mundo. Sabemos que la violencia genera más violencia. Nos urge poner fin a la violencia desde las más tempranas edades.

Numerosos Estados latinoamericanos están reformando su legislación para proteger mejor a niñas y niños contra la violencia. De los 19 Estados latinoamericanos, ocho países han reformado sus leyes para prohibir el castigo físico y humillante en todas sus formas y nueve más se han comprometido a hacerlo.

El MMI-LAC considera que América Latina puede ser una de las primeras regiones en el mundo en declararse libre del castigo físico. Hacemos un llamado para que todos los países adopten leyes prohibiendo el castigo físico y humillante contra la niñez en todos los ámbitos y solicitamos a los líderes de opinión y organizaciones sociales a sumarse y constituir una amplia corriente de opinión por la eliminación de toda forma de violencia contra la niñez.