MMI-LAC presente en actividades regionales sobre castigo corporal y acoso escolar

Una delegación de nuestro Movimiento participó en la “Reunión Interamericana sobre Castigo Corporal contra Niñas, Niños y Adolescentes” y en la “Consulta Regional sobre la Protección de los Niños del Acoso Escolar”, realizadas entre el 25 y el 27 de abril en Ciudad de México. En ambas actividades participaron numerosos representantes de los gobiernos de la región, organismos internacionales, organizaciones de la sociedad civil y la academia.

La Reunión Interamericana buscó ser un espacio para el análisis de desafíos y el intercambio de buenas prácticas orientadas a poner fin al castigo corporal contra niñas, niños y adolescentes en la región. Sus resultados serán presentados en la Conferencia Global de Alto Nivel sobre Castigo Corporal, que se realizará en Malta el próximo junio.

Por su parte, la Consulta regional sobre acoso escolar tuvo como objetivo enriquecer el conocimiento y potenciar las experiencias y acciones nacionales de los países de América para promover una cultura de paz y prevenir y poner fin a la violencia, en particular al acoso y ciberacoso. Abordó cuatro áreas temáticas estratégicas: legislación, políticas públicas, información y sensibilización, e investigación y recolección de datos.

Las actividades fueron organizadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre la Violencia contra los niños, UNICEF, el Instituto Interamericano de Niño, la Niña y Adolescentes (IIN), REDLAMYC y el gobierno de México.

La delegación del MMI-LAC estuvo integrada por representantes de Save the Children, World Vision, ChildFund, FMSI y Aldeas Infantiles SOS.

Boletín Enero 2017 – Movimiento Mundial por la Infancia

Boletín N°1 MMI-LAC

Conoce el quehacer del Movimiento Mundial por la Infancia en América Latina y El Caribe, avances regionales vinculadas a la prohibición del castigo físico en América Latina y El Caribe, publicaciones e información de interés.

Si deseas recibir el Boletín escríbenos a: secretaria@movimientoporlainfancia.org

Posicionamiento del MMI-LAC: Prohibir todas las formas de castigo físico y humillante

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y El Caribe (MMI-LAC) hace un llamado a:

Prohibir todas las Formas de Castigo Físico y Disciplina Violenta en América Latina y el Caribe

El MMI-LAC desde sus inicios ha impulsado el seguimiento a la implementación de la recomendaciones del Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia Contra la Niñez e identifica el castigo físico y humillante como una de las formas de violencia cotidiana que se ha “normalizado”, afectando a millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo, y desde luego también en América Latina y el Caribe.

El castigo físico y humillante es una forma de violencia contra los niños, niñas y adolescentes, y por lo tanto constituye una violación de su derecho a la integridad física, psicológica y a la dignidad que tienen como seres humanos.

Hoy más que nunca América Latina y el Caribe pueden ser ejemplo para el mundo en el compromiso con los derechos de la niñez. El MMI-LAC considera que la región está en condiciones de ser la primera en el mundo en declararse libre del castigo físico y humillante.

Hacemos un llamado para que todos los países de la Región adopten leyes prohibiendo el castigo físico y humillante contra la niñez en todos los ámbitos y solicitamos a los líderes de opinión y organizaciones sociales a sumarse y constituir una amplia corriente de opinión por la eliminación de toda forma de violencia contra la niñez.

Reafirmamos nuestro inquebrantable compromiso:
“Que todos y cada uno de los niños, niñas y adolescentes en América Latina y El Caribe vivan en familias, sociedades y Estados que garanticen el goce y ejercicio de sus derechos humanos”

MOVIMIENTO MUNDIAL POR LA INFANCIA DE LATIONAMÉRICA Y EL CARIBE

 

Ciudad de Panamá, Diciembre de 2016.

 [pdfviewer]http://www.movimientoporlainfancia.org/wp-content/uploads/2017/01/Position-Paper-CFH2.pdf[/pdfviewer]

Para consultar la versión en inglés Aquí

Informe Global: Ending Legalised Violence Against Childrens

Compartimos el Reporte Global 2016 publicado por Global Initiative to End All Corporal Punishment of Children & Save the Children Swedeneport-2016

El año 2016 marcó el 10° aniversario de la presentación del Informe Mundial sobre la Violencia contra los Niños de la Asamblea General de la ONU. Esta edición de aniversario celebra los progresos significativos realizados hacia la prohibición universal del castigo corporal en la última década.

Hasta la fecha 51 Gobiernos del mundo han realizado reformas legales para prohibir todas las formas de castigo físico; de los cuales 10 pertenecen a América Latina y El Caribe y 8 países de la Región se han comprometido a realizar Reformas.

El informe también pone de manifiesto las deficiencias de la década pasada: los Estados donde el castigo corporal no está totalmente prohibido en ningún lugar, los Estados donde el castigo corporal sigue siendo lícito como sentencia por delito y los Estados que experimentaron retrocesos en el camino hacia la prohibición del Castigo Corporal en 2016.

Para leer reportes regionales e iniciativas globales relacionadas a la prohibición del castigo físico en el mundo puede visitar http://www.endcorporalpunishment.org/ 

Perú es el noveno país Latinoamericano en prohibir el castigo físico y humillante hacia la niñez

Congreso Peru
Imagen: Congreso de la República del Perú

Ayer 10 de diciembre, el Congreso de la República en Perú aprobó en primera votación la Ley que prohíbe el castigo físico y humillante a niños, niñas y adolescentes. De esta forma Perú se constituye en el noveno país Latinoamericano junto con Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela en brindar protección legal a niños, niñas y adolescentes frente al Castigo físico y humillante.

Este ha sido un logro producto del esfuerzo y trabajo persistente de las organizaciones que trabajan por los derechos de la niñez en el Perú en conjunto con las organizaciones de niños, niñas y adolescentes. Cabe mencionar que organizaciones de niños y niñas han venido realizando diferentes acciones de incidencia y campañas que han sido claves para lograr la aprobación de la Ley.

Los avances hacia la realización plena de los derechos de la niñez en América Latina y Caribe deben incluir la protección contra toda forma de violencia, y especialmente contra el castigo físico y humillante que constituye una violación a sus derechos.

El Comité de los Derechos del Niño y otros órganos regionales e internacionales de derechos humanos han señalado que el castigo físico y humillante debe ser prohibido y que niños y niñas merecen igual protección que los adultos frente a la violencia.

El MMI-LAC felicita este importante logro en la región y se compromete a seguir contribuyendo para lograr una Región libre de Castigo físico y humillante hacia niños y niñas.

Movimiento Mundial por la Infancia pide poner fin al castigo físico y humillante en América Latina

mmi-lac_dianino

A 26 años de la Convención sobre los Derechos del Niño

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y El Caribe (MMI-LAC), conformado por 17 organizaciones de la sociedad civil, solicita la prohibición explícita del castigo físico y humillante en las legislaciones de todos los países de la región.

De los 19 Estados latinoamericanos, tan solo 8 han prohibido el castigo físico y humillante en todas sus formas: Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua, Uruguay y Venezuela, y nueve países han manifestado su compromiso para hacerlo.

Por definición, el castigo es una vulneración física y psicológica hacia los niños, niñas y adolescentes que abarca golpes con las manos, usando objetos, incluye también patadas, sacudidas, así como una amplia gama de otros tratos humillantes y degradantes.

El castigo físico es una forma de violencia común que se ejerce contra los niños, niñas y adolescentes, quienes tienen el derecho a estar protegidos al igual de los adultos frente a cualquier tipo de abuso, violencia y explotación. El MMI-LAC afirma su compromiso de trabajo para que esta práctica, que es socialmente aceptada, sea erradicada y prohibida por ley.

Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos – en su último informe sobre castigo corporal – respalda la necesidad de la eliminación de este, pero además señala como punto clave que los niños, niñas y adolescentes participen activamente y opinen sobre las acciones emprendidas para abordar esta problemática.

Finalmente, recordamos que ningún tipo de violencia contra los niños, niñas y adolescentes debe ser permitida, ni en el hogar, en la escuela o la comunidad. Los métodos de corrección deben estar orientados a la crianza positiva y con amor.

MMI-LAC hace un llamado para que América Latina sea la primera región del mundo que prohíba el castigo físico hacia las niñas y niños

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) manifiesta públicamente su rechazo hacia todo tipo de violencia que se ejerce contra la niñez; incluida el castigo físico y humillante que se utiliza en forma cotidiana, como medida correctiva hacia niños y niñas.

El Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas y otros órganos internacionales y regionales orientados a la defensa de los derechos humanos ya se han pronunciado al respecto y han sido explícitos en señalar que el castigo físico en todas sus formas debe ser prohibido pues constituye una violación a los derechos humanos de niñas y niños.

El MMI-LAC desde sus inicios ha impulsado el seguimiento de la implementación a las recomendaciones del Estudio de las Naciones Unidas sobre la violencia contra la niñez e identifica el castigo físico y humillante como una de las formas de violencia cotidiana que se ha “normalizado”, afectando a millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo. El castigo físico y humillante es una forma de violencia contra los niños, niñas y adolescentes, y por lo tanto constituye una violación de su derecho a la integridad física, psicológica y a la dignidad que tienen como seres humanos.

Ningún tipo de violencia contra la niñez es justificable. Cientos de estudios científicos de todo el mundo han evidenciado que el castigo corporal es causa directa de daños físicos que sufren los niños y niñas, impactos negativos a corto y largo plazo en su salud mental y física, su autoestima, en su educación, el desarrollo de su capacidad cognitiva y asimismo, contribuye a una mayor probabilidad de sufrir, aceptar y reproducir la violencia en la adultez. América Latina sufre por ser la región más violenta del mundo, con tasas de homicidios superiores a cualquier otra parte del mundo. Sabemos que la violencia genera más violencia. Nos urge poner fin a la violencia desde las más tempranas edades.

Numerosos Estados latinoamericanos están reformando su legislación para proteger mejor a niñas y niños contra la violencia. De los 19 Estados latinoamericanos, ocho países han reformado sus leyes para prohibir el castigo físico y humillante en todas sus formas y nueve más se han comprometido a hacerlo.

El MMI-LAC considera que América Latina puede ser una de las primeras regiones en el mundo en declararse libre del castigo físico. Hacemos un llamado para que todos los países adopten leyes prohibiendo el castigo físico y humillante contra la niñez en todos los ámbitos y solicitamos a los líderes de opinión y organizaciones sociales a sumarse y constituir una amplia corriente de opinión por la eliminación de toda forma de violencia contra la niñez.

Carta abierta al Papa Francisco ante la prohibición del castigo corporal

Querido Francisco:

Como hermanos en la fe nos dirigimos a ti, en primer lugar para agradecer la esperanza que has traído a la Iglesia Católica y al mundo. Como latinoamericanos, sabemos que el servicio que ahora ejerces desde la Iglesia de Roma guarda plena sintonía con lo que han sido las luchas dadas en el continente para promover la dignidad y los derechos de todas y todos, especialmente de los más débiles.

Considerando tu próxima visita a Ecuador, Bolivia y Paraguay queremos invitarte a apoyar las iniciativas que desde distintos sectores estamos emprendiendo para acabar con la violencia que afecta a niñas, niños y adolescentes, incluso desde antes de nacer. En distintos lugares de la región, los Maristas, junto con muchas organizaciones, promovemos la Campaña «Un trato por el buen trato» y otras acciones que apuntan en la misma línea.

En América Latina la violencia contra los niños, niñas y adolescentes se expresa de distintas formas, desde las muertes cruentas en manos del crimen organizado hasta el castigo corporal del que muchos son víctimas al interior de sus hogares. Maltrato naturalizado por nuestra cultura adultocéntrica, que ha objetivado a la infancia al punto de negar sus derechos humanos. En países como Bolivia, aunque está prohibido legalmente todo maltrato físico hacia los niños, son muchas las situaciones de violencia que aún viven dentro de la familia, en las escuelas, en la Iglesia y la sociedad.

En la medida que adquirimos mayor conciencia del respeto que todo ser humano merece, vamos comprendiendo que existen límites que no se pueden transgredir, ni en el ámbito público ni en el privado. La presencia de Dios en todo hombre y mujer, especialmente en los más vulnerables, mueve a transformar las prácticas a las que estábamos acostumbrados y hemos naturalizado, hasta el punto de recomendar el castigo corporal como medida correctiva. Nunca el dolor y la humillación pueden ayudar a crecer.

La Familia Marista surge justamente desde el impacto que generó en un niño el castigo corporal ejercido por su profesor en una escuela rural de Francia. Ese niño, Marcelino Champagnat, comprendió que los niños del campo debían recibir una educación basada en el respeto y el amor, y a esto dedicó toda su vida.

Por este motivo, en fidelidad al Evangelio y a nuestro carisma, apoyamos las recomendaciones del Estudio de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños (2006), especialmente cuando invita a prohibir todo tipo de violencia hacia la infancia, en todos los entornos, incluyendo los castigos corporales. Coincidimos también con la necesidad de promover la reflexión y el compromiso con los valores no violentos, para transformar aquellas actitudes que naturalizan la violencia, especialmente en las pautas de crianza y disciplinamiento por parte de los adultos.

Los niños y niñas tienen el derecho a crecer y ser cuidados por sus propias familias¹ y por la comunidad extendida a la que pertenecen. Al mismo tiempo, la familia tiene el derecho a recibir la ayuda del Estado para realizar esta sublime tarea². Por esta razón, es prioritario desarrollar programas de apoyo a los padres y otras personas encargadas del cuidado de los niños. Apoyando de manera especial a las familias que están más expuestas a estas situaciones de violencia, muchas de ellas sometidas a procesos de vulnerabilidad; brindándoles el acompañamiento y disponiendo de los recursos para el cuidado y la protección integral.

Las nuevas sensibilidades en este ámbito y los estándares éticos cada vez más exigentes requieren el desarrollo de iniciativas que promuevan formas no violentas de crianza, donde la disciplina pueda transformarse en una auténtica pedagogía de la autonomía. Requiere propiciar vínculos sanos entre padres e hijos y orientar hacia criterios constructivos y positivos para el desarrollo y crecimiento de los niños.

América Latina puede convertirse en la primera región del mundo que prohíba el castigo corporal hacia los niños y niñas. Como hijo de esta tierra y Pastor de una Iglesia que se compromete con la promoción y protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, te invitamos a ser parte en este desafío, apoyando expresamente esta iniciativa.

Fundación Marista de Solidaridad Internacional – Cono Sur

¹ Art. 5 de la Convención de Derechos del Niño.
² Art. 18 de la Convención de Derechos del Niño.