Adolescente Chileno ante Naciones Unidas: Hay que Fomentar el Amor

“Dirán que es difícil medir el amor, pero no es difícil crear las condiciones que lo fomenten, para que todos los niños puedan disfrutar de él sin discriminación”, enfatizó el joven chileno Rodrigo Madrid Estay, de 14 años, quien dio a conocer ante Naciones Unidas (ONU) la opinión e inquietudes de niños, niñas y adolescentes sobre la propuesta de la agenda de desarrollo post 2015, como representante del Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y El Caribe.

Adolescente Chile ONU“Lo que están decidiendo aquí son cosas que los niños de hoy vamos a implementar, a sufrir y a disfrutar. Por eso nuestra opinión es importante, porque traemos una visión más humana, más simple de la vida. En el fondo pensamos cosas similares, pero nosotros enredamos menos las cosas”, dijo Rodrigo.

El joven chileno fue uno de los tres representantes de América Latina y el Caribe que expusieron ante Naciones Unidas la opinión de niños, niñas y adolescentes sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), agenda que los países de la ONU se encuentran discutiendo para definir en septiembre próximo.

La cita se realizó el miércoles 25 de marzo en New York, Estados Unidos, en el contexto de la tercera reunión de las Negociaciones Intergubernamentales Post-2015, en que se instó a los Estados miembros a reflexionar sobre las voces de los niños y niñas.

Lo que presentaron los adolescentes son los resultados de una consulta que se realizó a nivel mundial, nacional y regional para asegurar que las voces de los niños estuvieran presentes en este trascendental debate.

Fueron 18 meses de reuniones, discusiones y consultas en 10 países impulsadas por organizaciones no gubernamentales del Movimiento Mundial para la Infancia de América Latina y el Caribe (MMI_LAC) para que los niños, niñas y adolescentes expresaran sus opiniones y pensamientos.

Erradicar la Pobreza y Fomentar el Amor

Rodrigo participa en los procesos impulsados por Aldeas Infantiles SOS de Quilpué y producto de su gran resiliencia y perseverancia, fue elegido para llevar las voces de todos los niños, niñas y jóvenes, con la visión de que sean tomadas en cuenta en los procesos de decisión.

En medio de su sólido discurso, escrito de su puño y letra, señaló que junto a las estadísticas y números, también debe priorizarse el diálogo, la participación y las percepciones, haciendo un llamado a fomentar el amor.

“Ahora que están hablando de medición, necesitamos se aseguren de que lo que están midiendo es la calidad de la educación y el verdadero impacto de ésta en la vida de los niños. Y que además, la erradicación de la pobreza y la desigualdad se midan a través de cómo los niños viven mejor con sus familias, sin violencia y con amor. Ustedes me dirán que es difícil medir el amor, pero no es difícil crear las condiciones que lo fomenten, para que todos los niños puedan disfrutar de él sin discriminación”, sostuvo ante la ONU.

Consultas en Chile Agenda Desarrollo Post 2015

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), promovidos por las Naciones Unidas, han servido como marco común de acción y cooperación mundial sobre el desarrollo desde su adopción en el año 2000. El siguiente desafío para el mundo será en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que iluminarán el camino desde el próximo año.

Con la intención de levantar y asegurar esta senda de desarrollo sostenible después de 2015, la ONU apoyó una serie de consultas a distintos actores en diversos países, con el fin de levantar propuestas y recomendaciones para los respectivos gobiernos.

Particularmente en Chile, se desarrollaron en los últimos dos años dos procesos de consulta, dirigidos a niños, niñas y adolescentes, donde  participaron Aldeas Infantiles SOS y Fundación Marista generando diversos espacios de consulta junto a otras organizaciones.

Como resultado de estos procesos a nivel local y regional, las voces de los  de los niños, niñas y adolescentes, fueron fuertes y claras al priorizar la Erradicación de la Pobreza como el objetivo más urgente de lograr por los gobiernos. Al respecto, dijeron: “Para lograrlo se necesita que todos seamos iguales, se tiene que evitar la discriminación asociada a la condición económica. Que la pobreza no sea un impedimento para que los niños podamos estudiar, estar sanos y desarrollarnos”.

En segundo lugar, los niños y niñas priorizaron una Educación de Calidad, “queremos ser parte de las mejoras de nuestra escuela y que se promuevan distintos espacios de participación. Una educación que nos enseñe sobre la paz y diversidad, promover que nos aceptemos con las diferencias”.

Finalmente, otros de los principales objetivos fueron: Acabar con el Hambre; una Vida Sana mediante la garantía de una atención universal de la salud;  y Vivir en Paz.